JUSTICIA EN EL PERU,

HAY ALGO QUE NO CUADRA!!!

 

PERU. -El caso Madre Mia   está acaparando la atención nacional, se trata de testimonios de personas que hablaron y señalaron al ex presidente Ollanta Humala de haber ordenado torturas y ejecuciones extrajudiciales de personas cuando este comandaba la base antisubversiva localizada en Tocache en la región San Martín, en 1992.

Según trasciende, la fiscal Edith Chamorro tendría nuevos elementos para incluir en su investigación del caso.

Los elementos señalan que en los últimos días, distintos soldados que sirvieron en el Ejército bajo el mando del líder nacionalista confesaron haber “desaparecido” y asesinado a personas consideradas subversivas. Precisaron, asimismo, que lo hicieron por órdenes de Ollanta Humala, a quien identificaron como el capitán ‘Carlos’.

Ahora bien, ¿qué grado de credibilidad tienen estos elemento que aportan estos soldados después de 25 años del desafortunado acontecimiento?.

El caso Madre Mia ya fue investigado y archivado en el 2009, luego que uno de los testigos clave para el archivamiento Jorge Ávila, hermano de una de las víctimas desaparecidas, admitió, después de 8 años, que recibió un soborno de US$4,500 del entorno de Humala para que cambie de versión y no sindique más al ex mandatario.

¿Cómo es que Jorge Avila estuvo calladito durante  ocho largos años y no dijo nada cuando las investigaciones?, ha esperado que le caigan los dólares para cantar la ‘supuesta verdad’, ¿irónico no?

¿Qué castigo le cae a este individuo (Avila) por este encubrimiento durante tanto tiempo?

 Esto me huele mal, ¿no será que tanto Jorge Avila como los soldados ya vendieron su ‘supuesta verdad’ a los enemigos políticos u otros que quieren hundir al ex mandatario?...

Juan Reyes

DATO: LEVANTAMIENTO DE LOCUMBA

 

El levantamiento de Locumba, fue un alzamiento militar ocurrido el 29 de octubre del 2000, en Locumba-Perú, encabezado por el comandante del Ejército Peruano Ollanta Moisés Humala Tasso (ex-presidente del Perú), junto a su hermano, el mayor de Infantería en retiro, Antauro Igor Humala Tasso. Su intención, manifestada en el pronunciamiento de rigor, era exigir la renuncia del presidente Alberto Fujimori, quien se había reelegido por segunda vez en unas elecciones consideradas ilegítimas; cabe señalar sin embargo, que por entonces el régimen fujimorista ya se hallaba en agonía.

Este acontecimiento marcó el inicio de la carrera política de Ollanta Humala, que lo llevó a la presidencia del Perú en el año 2011.

 


EL ALZAMIENTO

 

Locumba se halla en el distrito del mismo nombre, perteneciente a la provincia de Jorge Basadre en el departamento de Tacna; está en el extremo sur del Perú, cerca de la frontera con Chile.

El comandante Ollanta era entonces primer jefe de unidad del Grupo de Artillería Antiaérea Nº 501 en el Fuerte Arica, situado en el distrito de Ite, sede de la Sexta División Blindada. La madrugada del 29 de octubre de 2000, Ollanta sacó a una tropa de 57 soldados del Fuerte Arica, con el pretexto de una marcha de campaña o patrullaje en un lugar llamado Alto de la Alianza.

 

Veinte minutos después de iniciada la marcha y cerca al poblado de Camiara, se les unió el mayor retirado Antauro Humala, quien fue presentado por Ollanta a la tropa, revelándoles entonces sus verdaderos motivos, esto es, rebelarse contra el gobierno. Los soldados refieren que se sintieron engañados por Ollanta, y muchos se asustaron.

 

En esos días, el jefe de la Sexta División Blindada y jefe del fuerte Arica, era el general Carlos Bardales Angulo. Todos los fines de semana el general Bardales se trasladaba a Tacna. Sin embargo, ese día, domingo 29 de octubre, se quedó en el cuartel y fue notificado del levantamiento. En una actitud nada convencional, él mismo marchó detrás del comandante rebelde, pidiéndole en persona que depusiera su actitud. Fue entonces cuando Ollanta lo encañonó con su arma y lo obligó a subir en su carro.

 

Con Bardales a bordo, la expedición continuó su trayecto hacia el campamento minero de Toquepala (propiedad de la minera Southern Perú Copper Corporation), que fue tomado en la mañana siguiente; allí Ollanta permaneció siete horas. En el ínterin exigió víveres para sus hombres y tres vehículos con sus respectivos choferes, quienes se convirtieron en sus rehenes durante algunas horas.

Desde allí llamó también por teléfono a Radio Programas del Perú, para leer una proclama donde exigía la renuncia del Presidente Alberto Fujimori. Para entonces, hacía ya más de un mes que Fujimori había anunciado su voluntad a renunciar y convocar a nuevas elecciones.

 

Cuando Ollanta abandonó el campamento minero, solo le seguían 19 reservistas, pues los demás habían desertado.

Al tercer día, Ollanta Humala huyó con apenas 3 reservistas y se ocultó, mientras que su hermano Antauro logró que algunos reservistas y comuneros se unieran a la protesta, recorriendo un sector de las serranías de Moquegua en los Andes peruanos.

 

Al poco tiempo, el 17 de noviembre, Fujimori huyó del país, derrumbándose el régimen fujimorista e instaurándose el Gobierno transitorio de Valentín Paniagua. Ollanta sin embargo, se mantuvo rebelde pero al poco tiempo solicitó una entrevista al presidente Paniagua para entregarse.

 

RENDICION Y AMNISTIA

 

Finalmente ambos hermanos se rindieron, el día 10 de diciembre, al ver que se había normalizado la institucionalidad del país. Los Humala llegaron a Lima y se entregaron a la Segunda Zona Judicial del país. Si bien la marcha de Antauro tomó unas tres semanas, el episodio liderado por Ollanta solo duró tres días, hasta que se quedó sin soldados. En todo ese proceso no se disparó ni un solo tiro.

Se dictaminó la apertura del proceso contra los hermanos Humala, por rebelión, sedición e insulto al superior, en el que fue incluido el suboficial Amílcar Gómez.

 

El abogado Javier Valle Riestra solicitó una amnistía para los Humala alegando que éstos habían ejercido el «derecho a insurrección contra un gobierno ilegítimo y totalitario».

El 21 de diciembre del 2000, el Congreso les concedió la amnistía solicitada, que se extendió al personal militar y civil que participó en la insurrección. Ollanta fue reincorporado en el ejército, y tiempo después fungió como agregado militar en París y luego en Corea del Sur. Mientras que su hermano Antauro encabezaría otra asonada, esta vez en Andahuaylas, el llamado ‘Andahuaylazo’, a principios del año 2005, ya bajo el gobierno de Alejandro Toledo, causal de su encuentro en la prisión.

 

Fuente: WIKIPEDIA

 

peruhoyusa.com

Juan Reyes, Editor

jreyes24@bellsouth.net

Ph: (305) 310-3149

Siguenos en: 

Facebook

Twitter

 

YouTuve



Añadir Comentario

No hay comentarios todavía. Sea el primero!
Notifiqueme de seguimiento de los comentarios?
Nombre:
Comentario:
Verificación de la imagen
Para enviar comentarios, escriba la palabra que se muestra en la imagen.